• Acerca de la autora
    http://4.bp.blogspot.com/-P-oKYvgHCMo/Uz2AMI3PFJI/AAAAAAAAHLM/xa8wplMsHug/s1600/autora-1.jpg
    Entérate más acerca de Nina Benedetta... Más...
  • Novelas
    http://2.bp.blogspot.com/-jYzAC41TO84/Uz2AMl47A0I/AAAAAAAAHLc/NP-cQUWvFyI/s1600/novelas-1.jpg
    Déjate atrapar por sus historias... Más...
  • Colaboraciones
    http://1.bp.blogspot.com/-2hvx0uSgOSY/UuPHJ1rq7LI/AAAAAAAAHDU/MGysWU824PA/s1600/Colaboraciones-1.jpg
    Descubre las locuras de Nina Benedetta junto a otros escritores de la blogósfera... Más...
  • Hojas muertas
    http://2.bp.blogspot.com/-2moWszfLsSg/Uz2AMXmZMwI/AAAAAAAAHLU/zPhrbu6k0hg/s1600/hojasmuertas-1.jpg
    Historias, relatos, gritos de una loca, enamorada, empedernida y demente joven... Más...
  • Contacto
    http://4.bp.blogspot.com/-bxIaHhr_pKk/Uz2AL-k5ehI/AAAAAAAAHLI/B1x2F9wFBVk/s1600/Contacto-1.jpg
    Contacta a la autora Más...

Adictos a la Escritura-Marzo

jueves, 27 de marzo de 2014.
¡Hola chicos!
Este día les traigo mi participación al club de Adictos a la Escritura. El ejercicio se tituló "El Desafío" en el que, en base a un fragmento escrito por otro participante, debimos desarrollar un relato, respetando el fragmento en su totalidad. A mi me tocó el siguiente, de la mano de Déborah F. Muñoz. En lo personal resultó ser un gran reto para mí, sentía que el fragmento tenía muchas posibilidades, y admito que debido tal vez a las diferencias de estilo entre Déborah y yo pues me resultó mucho más difícil, lo cual agradezco mucho, pues me hizo trabajarle duro jejeje. 

Bueno sin más les presento mi aportación para este mes, la parte azul es el fragmento que me tocó. 
Espero que les agrade y me comenten sus impresiones. 




Oscuridad  Desenfrenada

Caminaba por el borde del acantilado a paso ligero, le gustaba llevar su suerte al límite. Sabía que la más leve pisada en falso, e incluso cualquier ráfaga de viento, podría ser el fin. Por eso era tan divertido.
—Arturo, ¡aléjate de ahí! —Exclamó una voz a sus espaldas. Era María, su mejor amiga, la única persona capaz de hacerle entrar en razón cuando le daban sus ataques de temeridad. Pero ahora se había enterado de que ella había empezado a salir con Juan y sintió el impulso de dejar de hacer caso a lo que ella dijera.

María no tardó en colocarse junto al chico, que la miró furtivamente, y ella sintió el frío de su mirada que le congeló el corazón y la enmudeció a la vez.
— ¿Qué haces aquí? —le cuestionó el joven, sin intención de alejarse de la orilla. La brisa golpeaba su rostro, ofreciéndole esa sensación de frescura y descanso que él necesitaba. Tantos altibajos lo tenían al borde de la locura. Ni siquiera los extremos que había pisado a sus menguados diecisiete años, con el único fin de conseguir adrenalina le habían afectado tanto. Nunca sintió dolor tan punzante e intenso como el que ahora le carcomía el alma. Y cuando la vio de nuevo, tan cristalina como una virgen, con esa luz tan esplendorosa que llenaba el vacío en su ser, con esos labios de renuevo que temblaban ante la impresión de lo que él estaba haciendo. Su cuerpo volvió a la vida. 
Sin embargo, María jamás llegaría a saber que era ella la única causante de que la imagen de sí mismo se perdiera entre ensoñaciones tan maravillosas como oscuras, de que su propia voluntad, inexorable y apretada, se transformaba en un títere sin más vida o pensamiento que los suyos. María jamás llegaría a comprender la terrible sensación de perderse a uno mismo, quizás debido al abandono del alma que se había ido en amarla. 
—Arturo, por favor, deja estas niñerías y vuelve conmigo. Es demasiado tarde—prorrumpió la chica, observando con ojos inquietos la inconstante y tenebrosa oscuridad que comenzaba a apearse sobre ellos, abrazándose para eliminar de ellos el frío que el viento llevaba en su núcleo. Pero Arturo no iba a claudicar, esta iba a ser su última niñería, como ella decía. 
— ¿No te agradaría tanto que falseara y cayera al precipicio? —le preguntó, mirándola con unos ojillos retadores, su voz era tranquila, pero su semblante profetizaba oscuros y aterradores acontecimientos.
— ¿De que hablas? ¡Claro que no!
—Yo sé que si—prosiguió el interpelado, tornando nuevamente la cabeza hacia el horizonte que comenzaba a llenarse de sombras, como si observara algo ajeno al mundo y al tiempo, como si en lo más profundo de la sempiterna oscuridad que se fraguaba a lo lejos, él fuera capaz de hallar un algo que lo obligaba a permanecer ahí, en medio de la vida y la muerte, como si ese algo estuviera a punto de obsequiarle todas esas respuestas que él necesita saber.
— ¿Por qué haces esto, Arturo? —chilló la chica, temerosa de oír la respuesta. Sus manos entrelazadas en el pecho la delataban.
—Tú sabes por qué. Pero no hablemos de lo que ya sabes, hablemos de lo que yo sé… Como por ejemplo, yo sé que estás embarazada—susurró, apretando los puños y sin siquiera voltear a verla. La chica se quedó muda. —Sé que ese niño es mío.
—Arturo…
—Y sé que darías cualquier cosa por que otro se hiciera cargo en vez de mí.
María no supo que responder, y Arturo no volvió a hablar más. En realidad ambos se habían transportado a aquel mágico instante, aquella experiencia primigenia, tan llena de significado y sentimiento. Y aunque ella le había rogado no decir nada, y olvidar por completo lo sucedido, nada le impedía revivirlo a cada instante, en cada recóndito lugar de su espíritu. Su corazón comenzó a latir con más y más fuerza, al tiempo que su mente evocaba aquellos maravillosos momentos. Cuando María se acercaba a él lentamente, y él se daba cuenta con cada segundo que transcurría que en cuanto sus labios tocaran los de ella, entonces dejaría de ser para siempre lo que había sido, de que por un instante podría olvidarse de él y del dolor que la vida le había ocasionado. Y que quizás, en un remoto tiempo, podría llegar a completarse y cambiar para siempre el equivocado rumbo que se había impuesto cruelmente. El recuerdo de su cálido cuerpo, abriéndose, pétalo a pétalo ante él, tan complacientemente, tan perfectamente. Aquellas ensoñaciones que lo abrumaron con promesas divinas sin saber que en tan solo un par de semanas después, se convertirían no solo en una palpable pesadilla, si no en la tortura más grande jamás concebida. 
—Le has dicho a Juan que ese bebé es suyo—murmuró, y el viento arrastró lánguido las palabras que se escurrieron de sus labios.
María asintió, agachando la mirada. —Dile que no es así—prorrumpió el joven. —Dile la verdad, déjame ser el padre de ese niño, es mi derecho, lo deseo María, no sabes cuanto deseo darte a ti y a ese bebé todo lo que se merecen. Permíteme ser parte de sus vidas.
La chica no era capaz de hablar, un par de lágrimas se deslizaron por sus mejillas, y Arturo pudo notar que era ese llanto el que le impedía hablar. Frunció el ceño, observándola. Por alguna extraña razón, aquel llanto le provocó un estremecimiento en el pecho.
— ¡Oh, Arturo! —prorrumpió la joven, intentando mitigar el dolor que amenazaba con salir desde sus labios, colocando una palma sobre ellos—Si tan solo hubiera sido más valiente, yo no soy como tú, no soy capaz de arriesgarme sin pensar en nada más. Hubiera deseado ser más valiente. —Arturo no respondía, sus ojos se abrieron de par en par, su corazón latió con estrépito furor y de pronto, ante la visión de las sombras que consumían al horizonte, el chico comenzó a hiperventilar desesperadamente, llevándose las manos a la cabeza. Mientras tanto, María no podía dejar de balbucear, lloriqueando un dolor desenfrenado.
—Tú y Juan…—murmuró el joven. María asintió, resignada a contarle toda la verdad.
—Nos deshicimos de él hace una semana.
Arturo no pudo decir más. Intentando perderse nuevamente en el paisaje oscuro y lúgubre que se levantaba ante sí. Remontándose en  las ambiguas esperanzas que se había hecho. Fingiendo comprenderlo todo. Pero era incapaz de comprenderlo. No podía creer que María hubiera hecho algo tan egoísta y que, debido al maldito miedo hubiera optado por mutilar al ser que ambos, en su inocencia y de la forma más pura habían creado. Cuando compartieron aquellos bellos y espectaculares momentos que lo habían cambiado todo. Mientras su ser pugnaba una inherente batalla consigo mismo, su mente cavilaba en lo más profundo acerca de las viejas maldiciones que siempre lo habían acompañado. Y con una sonrisa en los labios miró a María nuevamente, una mirada que lo decía todo, que le indicaba que, en su inmenso amor por ella, su corazón no le guardaba rencor alguno. Y extendiendo los brazos, resignado al destino que finalmente se desnudaba ante él. Arturo dejó que la gravedad envolviera su cuerpo, que el viento acariciara su espíritu, limpiándolo, y que el asfalto, pese a su dureza y su oscuridad, lo meciera lentamente en un dulce y eterno sueño, del que agradecía nunca despertar. 

19 Comentarios:

osnolasaga dijo...

¡Qué triste! Me ha resultado muy triste el final y peor me ha sentado lo egoísta que fue ella al no consultarle a él algo así. No esperaba ese final, pero el relato me ha gustado. Un beso

-Bess- dijo...

Pues no me esperaba para nada ese desenlace. El que un hombre se sacrifique por la pérdida de un hijo nonato, es algo que me resultaría imposible de imaginar... pero sí pude gracias a la sensibilidad que le aportas al pj. Muy bien hilado ;) Saludos

Ellora James dijo...

Para haberte costado tanto, te aseguro que has logrado una perfecta continuación a la escena.
Esperaba otra cosa, un accidente, quizás, y no lo que has narrado. Me sorprendió, me pareció conmovedor y muy triste.

Un beso,

Ellora

Tania Yesivell dijo...

Pues él entendió más rápido que yo; porque estaba de lo más tranquila, riéndome por la incoherencia de que una muchacha que encargó bebé con un amigo con el que obviamente no quería nada más, diga que no puede arriesgarse sin pensar en nada más.
Sería precisamente por estar pensando en eso que no me imaginé a qué se refería y me quedé con la boca abierta cuando ella lo dijo.
Estoy de acuerdo con el personaje en que ella es egoísta, pero él tendría que ser muy huérfano y solitario para que su reacción no sea igualmente egoísta.

Dora Ku dijo...

Un relato bastante crudo, Ninna.
Duele por el trasfondo que conlleva, ya que se adivina que el chico tenía muchas razones para pensar en el suicidio. Creo que el aborto de María fue la gota que colmó el vaso.
¡Que desperdicio de vida!
Muy buen relato, te felicito: Doña Ku

Nina Benedetta dijo...

Gracias por tu comentario ^^ Como dije, me resultó algo difícil pero no me desagradó del todo el resultado.

Besos!

Nina Benedetta dijo...

Es que Arturo sentía que solo María podía ayudarlo, realmente en su inconsciente eso era lo que deseaba debido a su pasado. Como comentó Dora más abajo, aquello fue la gota que derramo el vaso.

Muchas gracias por pasar!! ^^

Nina Benedetta dijo...

Mil gracias por pasar y por tu comentario ^^
Me alegra haber podido transmitir esas sensaciones. ^^

Besos!

Nina Benedetta dijo...

Es que como dicen, todos tenemos derecho a defendernos de la vida, y en este caso María y Arturo lo hacían de diferente manera. Aunque continuas sin comprender la idea, te sugiero que te leas un libro de "Técnicas de lectura y comprensión" ;)

Gracias por comentar;)

Nina Benedetta dijo...

Mil gracias por pasar Dora. Me encanta cuando me comentas pues siempre veo que lograr comprender lo que quiero transmitir y eso me alegra mucho pues estamos en sintonía ^^

Un beso!!

Acompáñame Podemos-juntos dijo...

¨¨¨¨..¨¨¨8"=,,88,¨¨¨_.
¨¨¨¨¨8""=""8'¨¨"88a88'
..¨.;88m¨a8¨¨¨,8""¨"8
¨"8"'¨¨"88"¨¨A"¨¨¨¨¨8;
¨¨¨"8,¨¨"8¨¨¨8¨¨¨¨¨¨¨"8,
¨¨¨¨"8¨¨¨8,¨¨8,¨¨¨¨¨¨¨"8
¨¨¨¨¨8,¨¨"8,¨"8,¨¨¨¨___8,
¨¨¨¨¨"8,¨¨"8,¨"8mm""""""8m.
¨¨¨¨¨¨"8,am888i"'¨¨¨,mm"
¨¨¨¨¨¨,8"¨¨_8"¨¨.m888"
¨¨¨¨¨,88P"""""I888888
¨¨¨¨¨"'¨¨¨¨¨¨¨¨¨"I888
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨"I8
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨I8_
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨,mmeem.m""i,¨I8""¨¨,mmmmm,'.
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨m""¨¨¨¨.¨"8.8 I8¨¨,8"¨¨¨.¨¨"88
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨i8¨¨.¨'¨¨,mi""8I8¨,8¨.¨'¨¨,8"
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨88.'¨,mm""¨¨¨¨"8I88"m,,mm'"
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨"I8¨¨¨"
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨18
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨18
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨18
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨18
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨18
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨18
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨18
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨18
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨18

En nombre de todos los administradores que formamos acompáñame, te deseamos que pases un lindo fín de semana, y nunca olvides que cuando por las mañanas abrimos los ojos no solo es un nuevo despertar, es renacer, porque cada día puede ser el comienzo de algo increible. Cada día es único e irrepetible, la vida es maravillosa, ama, ríe y sobretodo nunca dejes de soñar.

Cloe dijo...

Ay, que decirte Nina..un duro relato expresado magistralmente que ha conseguido revivir en mi los gozos y las sombras de esos 17 años que todos hemos tenido alguna vez. Si con la frase "El recuerdo de su cálido cuerpo, abriéndose petálo a petálo.." me ha hecho despertar..con la descripción de la caída al vacío has culminado un momento de lectura maravilloso. Enhorabuena.

ibso dijo...

¡Egoísta! Egoísta él por amar para cumplir sus necesidades de afecto, egoísta por no aceptar que ella pudiera tener miedo, egoísta por no prever las consecuencias y, finalmente... egoísta por suicidarse delante de ella.
Duro es mi comentario, lo se, pero dura también me pareció la aptitud de él.
Te relato me ha impactado. Esto quiere decir que, para mí, es muy bueno.
Saludos.
ibso

jldurán dijo...

Me has dejado mal despues de terminar el relato. Pero lo estaba viendo venir, sobre todo cuando has dicho que estaba embarazada. Magnifico relateo. Me ha gustado y lo has terminado perfectamente, aunque es un poco egoista el chaval. Un abrazo.

hada fitipaldi dijo...

Pues a mi tb me parecen egoistas las decisiones de ambos, y tambien me han sorprendido mucho. Creo q el relato esta muy bien trazado, me encanta el lirismo presente en el mismo. Felicidades y un besote

Maria Od dijo...

¡Hola Nina! Yo creo que ambos personajes tienen sus motivos, pero el que más me calo fue el de Arturo, creo que él se había ilusionado con algo hermoso, tenía una esperanza y que María fue muy cruel al no tomarlo en cuenta para algo tan importante, creo que la vida del bebé era muy independientemente de sí ella quisiera estar con él o no, entonces sí que Arturo tenía motivos para dar ese paso al vacío que concluye tu relato, tan sentido, tan doloroso, es lo que tiene la buena literatura, éstos sentimientos tan vivos que deja al terminar de leer. Muy buen relato. ¡Un abrazo!

Déborah F. Muñoz dijo...

¿Sabes? En el fondo, cuando escribí el inicio, tenía la esperanza de que el adicto que lo continuara hiciera que él acabara tirándose ^^. Me gusta mucho el desarrollo.

Antonio Vladimir García dijo...

Hola Nina, vengo con retraso, pero vengo. Me ha gustado el relato. Me ha gustado el final, para mí ha sido como si la noticia del aborto le hubiese liberado.
Se había estado comiendo la cabeza, imaginándose intentando hacer feliz a la madre y al hijo, a una madre que no le quería como él a ella. Y de repente, le confirma que ya no hay niño. Es como si se hubiese liberado de toda esa presión, como si se hubiese dado cuenta que podía saltar sin preocupaciones. Y finalmente es lo que hizo.
Esa es la sensación que me ha transmitido a mí el relato con estas palabras "Y con una sonrisa en los labios miró a María nuevamente, una mirada que lo decía todo, que le indicaba que, en su inmenso amor por ella, su corazón no le guardaba rencor alguno. Y extendiendo los brazos, resignado al destino que finalmente se desnudaba ante él. Arturo dejó que la gravedad envolviera su cuerpo, [...]".

Un abrazo
Antonio V. García.

Acompáñame Podemos-juntos dijo...

Uno no siempre esta donde quiere,
no tiene tiempo para todo,
no puede físicamente teletransportarse...

pero el equipo de acompáñame siempre se acuerda de ti, ahora llega el verano y queremos darte un premio, ¿lo aceptas? ven a recogerlo.

Puedes borrar el comentario pero el enlace no es por spam, es para que lo encuentres jejeje, salen muchos post diarios y se perderá entre ellos, lo importante es que vengas, te esperamos.

http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2014/07/premio-veraniego.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Registrado en Safe Creative
Safe Creative #1301120071369


 
Nina Benedetta © Copyright 2010 | Design By Gothic Darkness | Modificado por H.Kramer |